jueves, 20 de enero de 2011

La Bestia



Título: La Bestia.
Título en inglés: Beastly.
Autor: Alex Flinn.
Editorial: Versatil.
Páginas: 269.


Sinopsis:
Soy una bestia. Una bestia. No un lobo, un oso, gorila o perro, una horrible y nueva criatura que camina erguido, una criatura con colmillos, garras y pelo que sale de cada poro. Soy un monstruo.

¿Crees que hablo de cuentos de hadas? No. El lugar es la ciudad de New York, en la actualidad. No es una deformidad, no es una enfermedad. Y voy a quedarme así, para siempre, arruinado, a menos que pueda romper el hechizo.

Sí, escuchaste bien, el hechizo con el que una bruja de mi clase de inglés me maldijo. ¿Por qué ella me convirtió en una bestia que se esconde de día y ronda por las noches? Te lo diré, yo solía ser Kyle Kingsbury, el chico que tu desearías ser, con dinero, apariencia perfecta, y una vida perfecta. Luego te diré como me convertí en algo bestial.


Argumento:
Kyle lo tiene todo, pero aún así, no se siente bien al menos que desprecie y humille a todos aquellos que no cumplen con sus estándares de perfección. Hasta que un día se mete con la persona equivocada, una extraña chica de su clase de inglés, que tiene el cabello verde y su apariencia no es precisamente agradable. Como una broma, él la deja plantada en el baile. Luego descubre que la extraña, sin embargo, ¡¡no es otra cosa más que una bruja que lo castiga con una maldición!!

Existe una posibilidad, tiene dos años para encontrar a alguien que lo ame realmente, a pesar de su apariencia monstruosa; pero lo realmente difícil es que él también debe amar a esa persona o será una bestia para siempre.

Opinión:
Hay muchos puntos de partida con este libro, podemos empezar diciendo que la autora de este libro era una abogada común y corriente a la que un día se le ocurrió comenzar a pensar en lo buenos que serían los cuentos clásicos infantiles si tuvieran toques modernos y así fue como comenzó a escribir la historia de “Beastly”.

La mayoría ya están acostumbrados a la historia de la “Bella y la Bestia”, en donde el Príncipe tiene todo menos el ser el encantador, y por culpa de este egoísmo cae víctima de una bruja siendo su única salida, es esta historia pasa básicamente lo mismo pero con la diferencia de que ya no ocurre en un pequeño pueblo francés, si no en el centro de la ciudad de Nueva York. El papá de “Bella” que en este caso es “Lindy” no es un científico brillante es solo un ratero que vende drogas para tratar de sobrevivir y que no tiene el menor cariño por su hija. En cuanto al “príncipe” de la historia nos encontramos con “Kyle” él chico más popular de la escuela, hijo de un conocido y muy atractivo conductor de televisión que cree tener los mejores amigos del mundo, su vida de perfección se termina cuando le juega una broma a la chica rara de la escuela y descubre que todo lo que pensó que tenía nunca fue verdad.

A diferencia de la versión original, aquí no hay personas que se convierten en “objetos”, pero si hay algunos personajes que ayudan al protagonista de la historia a aceptar su nueva vida como “monstruo”. Además de que se agregan algunos toques de “humor” como un chat en donde Kyle (ahora llamado Adrian) conoce a personajes como “La sirenita” o el “Sapo” que es un príncipe convertido en sapo. Pese a que las historias de estos personajes solo se conocen por el chat es muy fácil darse cuenta de cuál es cual.

Es una historia corta, en la que no por conocer cómo termina se hace aburrida, al contrario los toques de modernidad te hacen pasar un muy buen rato, sobre todo cuando te das cuenta de cómo el protagonista madura de una forma increíble. 


Puntuación:5/5

0 comentarios:

Publicar un comentario