martes, 26 de abril de 2016

El chico de las estrellas

Título: El chico de las estrellas.
Autor: Chris Pueyo.
Editorial: Destino.
Páginas: 207.


Sinopsis:
Érase un niño que jamás vivió más de dos años seguidos en una misma casa, así que decidió pintar las paredes de todas sus habitaciones con estrellas. Su rechazo al colegio y una familia inusual lo empujarán a emprender un viaje donde no todo serán constelaciones y pedirle deseos a la luna. Es hora de bajar al barro, equivocarse con una princesa y terminar encontrando a un príncipe… ¿o no?

Sus ansias de libertad, tres antídotos de supervivencia y unas botas plateadas lo acompañarán por un mundo muerto donde los sueños llegan descalzos y despeinados a Ninguna Parte.



Opinión:
Pienso que este libro debe verse desde dos ópticas diferentes, una que es la de leerlo como lo que es, un libro autobiográfico de un chico que recién llegó a los 20 años; la otra forma es verlo desde la óptica de las experiencias propias.

Viéndolo con la primer forma, es un libro mediano en el sentido de que la historia es corta y el ritmo es rápido, si bien entretiene, hubiera sido interesante saber más de las percepciones de los que rodeaban a El Chico de las Estrellas, entiendo que es biográfico y que por eso todo el tiempo es la visión del autor, pero por momentos la historia parece superficial.

Viéndolo con la segunda forma, dependerá de las experiencias de vida que cada uno tenga, en mi caso puedo decir que me identifique en gran parte del libro, y lo mejor es la narración, todo el tiempo sentí que el autor realmente me hablaba a mí, es decir, logró que el relato si pareciera en una charla entre dos amigos.

Las experiencias de El Chico de las Estrellas son sumamente interesantes y son narradas de una forma que matan al morbo y dejan vivo lo importante de éstas, lo que realmente son: recuerdos.

A muchos podría parecerles que el final del libro vino “muy pronto” o que el final no era el adecuado, pareciera que el libro se quedó a la mitad, como si no hubiera terminado de cocinarse, pero no es así, si uno entiende totalmente el proceso porque el Chris Pueyo va pasando y el punto al que llegó en los últimos capítulos, entonces el final nos resulta bueno, es el que tiene que ser.

¿Por qué? Porque el libro trata de Chris, un chico en proceso de descubrirse, Chris descubre que él es El Chico de las Estrellas, además aprende a quererse y enfrentar lo que involucra ser gay. Para el final del libro tenemos a un Chris que da el paso definitivo hacia su aceptación: decide amar a otro chico.

Lo que pasa en la relación que tiene con ese otro chico es interesante, pues no nos vende un cuento rosa, ni un final feliz lleno de miel, nos ofrece la realidad… y es que son muy pocos los amores de juventud que llegan a un buen término.

Si en ti no vive un “chico de las estrellas” o no has pasado por situaciones por donde concluyes que tú no eres igual que la mayoría, el libro te parecerá mediano. Pero si eres “un chico lleno de colores” o te sabes distintos, el libro te va a encantar.

Por último quiero decir que estoy feliz de ser un duendecillo, uno más. Gracias Chris Pueyo.


Calificación: 4/5

0 comentarios:

Publicar un comentario